Acoso Laboral en centros de enseñanza, ¿tendrá algo que ver con las bajas por enfermedad?

elpais.com

“El etnólogo Konrad Lorenz aplicó el término mobbing a las conductas agresivas de los animales para echar a un intruso.

De allí lo tomó Peter Heinemann para describir la conducta hostil entre niños. En los ochenta Leyman lo introdujo en la ciencias sociales para referirse a las formas severas de acoso en las organizaciones.
El concepto se divulga en los países escandinavos, especialmente entre quienes trabajan el estrés profesional y más tarde en los países de lengua alemana, tras lo cual atrae la atención de los especialistas franceses.
El término “mobbing” se refiere más a las persecuciones colectivas y a la violencia en la organización mientras la expresión acoso moral apunta a agresiones más sutiles, más difíciles de advertir y de probar, caracterizadas por el predominio de la vergüenza y la humillación que paralizan y permiten instalar la pérdida de sentido.  El acoso moral es también conocido como psicoterror o acoso psicológico.
Sea cual sea la terminología utilizada, la mayoría de los trabajos científicos destacan que el objetivo es la destrucción psicológica mediante un hostigamiento persistente, sistemático y recurrente con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y obtener su salida de la organización a través de diferentes procedimientos Schuster (1996) considera que el acoso institucional es una de las experiencias más devastadoras que puede sufrir un ser humano en situaciones sociales ordinarias.
Se trata de una violencia indirecta sin marcas ni heridas, con daños psicológicos que pueden ser de por vida. El acoso moral es una repetición frecuente, intencionada, destructiva, invisible.

Un fenómeno de destrucción de otra persona a lo largo del tiempo. Resulta entonces imperioso darse a la tarea de reflexionar y actuar sobre esta cuestión, ya que la afrenta a la dignidad y los graves daños que el acoso moral acarrea en la salud así lo requieren.

¿ Que es la Violencia ?
La raíz etimológica del término “violencia” remite al concepto de “fuerza”. El sustantivo “violencia” se corresponde con verbos tales como “violentar”, “violar”, “forzar”.
A partir de esta primera aproximación semántica podemos decir que la violencia implica siempre el uso de la fuerza para producir un daño.
En un sentido amplio puede hablarse de violencia política, violencia económica, violencia social, etc. En todos los casos , el uso de la fuerza nos remite al concepto de poder.
En sus distintas manifestaciones, la violencia es siempre una forma de ejercicio del poder mediante el empleo de la fuerza e implica la existencia de “un arriba” y “un abajo”, que adoptan habitualmente la forma de roles complementarios (maestro-alumno; hombre-mujer, patrón-empleado, joven-viejo, etc.).
El empleo de la fuerza se constituye entonces en un método posible para la resolución de conflictos interpersonales, como un intento de doblegar la voluntad del otro, de anularlo, precisamente en su calidad de “otro”.
La violencia implica una búsqueda de eliminar los obstáculos que se oponen al propio ejercicio del poder, que puede estar definido culturalmente o por el contexto o producido por maniobras interpersonales de control de la relación.
El desequilibrio del poder puede ser permanente o momentáneo.
En el primer caso, la definición de la relación está claramente definida por normas culturales, institucionales, contractuales, etc. En el segundo caso, se debe a contingencias ocasionales. Por ejemplo, un vínculo caracterizado por una marcada asimetría como el que se da entre el patrón y el empleado, puede ser considerado como un desequilibrio permanente de poder, definido a partir de normas institucionales.
Cuando hablamos de mobbing nos estamos ubicando en el ámbito de las relaciones interpersonales, donde la conducta violenta es sinónimo de “abuso de poder”en tanto y en cuanto el poder es utilizado para ocasionar daño a otra persona. Por eso que un vínculo caracterizado por el ejercicio de la violencia de una/s persona hacia otra se denomina “relación de abuso”.

El Primer Circulo en torno a la víctima esta formado por pocas personas, el o los acosadores y sus colaboradores.
El Segundo Circulo esta formado por personas que difunden rumores y actúan pasivamente aislando al Acosado.
El Tercer Circulo, el más numeroso, conocen del Acoso, pero no hacen nada y miran a otro lado, porque están atemorizados.  Algunas de estas personas también sufren estrés post traumático, al ser testigos del sufrimiento ajeno, pero sienten que no pueden hacer nada.
El Cuarto Circulo, está formado por las organizaciones pro defensa y prevención del Acoso como los abogados.
¿Dónde estás tú ?
Organizaciones  más vulnerables
Las investigaciones serias en el tema muestran que su existencia es más frecuente en instituciones reglamentadas y homogéneas, como los colegios, instituciones  armadas y cárceles, así como en instituciones conservadoras, en las que hay poca tolerancia a la diversidad y fuertes vínculos e identidades compartidas entre sus miembros.
La presentación de acoso psicológico es más probable en organizaciones relativamente cerradas, cuya cultura interna considera el poder y el control como valores prioritarios sobre la productividad y la eficacia y dentro del ámbito laboral, parece darse con más frecuencia en universidades, hospitales y ONG.
Hay coincidencia en señalar que el sector educativo es después de la administración pública centralizada, el más afectado por el acoso moral. Y dentro del sector educativo, es especialmente incidente en los ámbitos educativos universitarios. 
                                                 
Tipos de Mobbing
Mobbing Ascendente
Ocurre cuando una persona de rango jerárquico superior en la Institución, se ve agredida o acosada por un grupo de subordinados. Esto puede ocurrir en dos situaciones básicas:
1. Cuando un director ingresa externamente a la Institución y el grupo acosador no comparte sus metodologías o bien, el grupo acosador quería manejar la Institución en forma directa o a través de una persona de su “confianza”.
2. Cuando un empleado de la Institución es ascendido a un cargo superior, colocándose por encima de sus antiguos compañeros de trabajo, incluso de la misma edad o mayores que él.
Mobbing Horizontal
Ocurre cuando un grupo de empleados decide arrogarse el manejo institucional y actúan negativamente sobre una o varias personas (generalmente no más de una al mismo tiempo) y van por etapas para lograr su objetivo. En todos los casos, el grupo tiene una cuota de poder, o bien es poder propio o bien tienen una posición de facto superior.
Mobbing Descendente (Bossing)
Éste es el clásico acoso de parte de los superiores hacia los subordinados, en otra época, la modalidad más frecuente de mobbing, hoy en muchas Instituciones comparte con el Mobbing horizontal y el ascendente la estadística.

¿ Como me afecta el Mobbing o Acoso Laboral ?
Consideración general previa

El trabajo es estructurante para toda persona y en ese sentido el reconocimiento de la propia identidad profesional es esencial,  por lo que el acoso apunta a la desaparición simbólica de la víctima. Debemos recordar que al acosar a una persona no se pretende en realidad criticar su trabajo, sino que el objetivo es la persona misma a quien se desestabiliza para dejarlo inerme e incapaz de responder.
La marginación y el hostigamiento apuntan a la pérdida del sentido y a la autoinculpación de la víctima; el agresor niega su agresión o niega su responsabilidad con justificaciones que se ponen en cabeza del agredido.
Efectos del Acoso
La humillación de la víctima de acoso constituye un riesgo invisible, pero concreto en las relaciones de trabajo y la salud de los trabajadores y trabajadoras, revelando una de las formas más poderosas de violencia sutil en las relaciones organizacionales,  que se realiza repetida e “invisiblemente” en las prácticas perversas de las relaciones laborales autoritarias.
Los especialistas sostienen que las manifestaciones clínicas de quien sufre acoso moral se asemejan a los del síndrome de desgaste profesional o burn-out, aunque con mayores dudas sobre la autoidentidad, y con tendencia a la idealización de las mismas estructuras o personas responsables de la persecución.
Estas manifestaciones son:
a) Cansancio emocional, que se traduce por agotamiento físico y psíquico, abatimiento, sentimientos de impotencia y desesperanza, desarrollo de un autoconcepto negativo y actitudes negativas hacia el trabajo y la vida en general;
b) evitación y aislamiento, traducido en su conducta a través de absentismo laboral, ausencia de reuniones, resistencia a enfrentarse con personas, o en su actitud emocional, que se vuelve fría, distante y despectiva;
c) sentimiento complejo de inadecuación personal y profesional, con deterioro progresivo de su capacidad laboral y pérdida de todo sentimiento de gratificación personal en el trabajo.

Impacto en la salud: Entrevistas realizadas en Brasil, con 870 hombres y mujeres víctimas de violencia moral en el trabajo, revela las reacciones sintomáticas a la situación.

SÍNTOMAS en porcentajes

MUJERES
HOMBRES
Crisis de llanto
100
Dolores generalizados
80
80
Palpitaciones – temblores
80
40
Sentimiento de inutilidad
72
40
Insomnio o somnolencia excesiva
69.6
63.6
Depresión
60
70
Disminución de la libido
60
15
Deseo de venganza
50
100
Aumento de la presión arterial
40
51.6
Dolor de cabeza
40
33.2
Trastornos digestivos
40
15
Mareos
22.3
3.2
Ideas de suicidio
16.2
100
Falta de apetito
13.6
2.1
Ahogo
10
30
Aumento ingestión bebidas alcohólicas
5
63
Tentativa de suicidio
 –
18.3
Finalizando, para quedarnos con “una idea” acerca del significado de mobbing, se puede plantear la siguiente:
“Es un proceso de acoso psicológico que no muestra agresividad, que tiene continuidad en el tiempo, que utiliza la calumnia, la ofensa, el ridiculizar, con el objetivo de la autoexclusión o abandono del puesto de trabajo por parte de la víctima”

¿Qué es la salud mental y emocional?

Es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades. El individuo es consciente de sus capacidades, puede enfrentarse al estrés normal de la vida, trabajar en forma productiva y fructífera y es capaz de contribuir a la vida de su comunidad. (OMS)

El Acoso Laboral

¿Qué es el Acoso Laboral o Mobbing?

Es la acción de una persona o un grupo de personas conducente a producir miedo o terror del afectado hacia su lugar de trabajo para que renuncie. Esta víctima recibe una violencia psicológica a través de actos negativos en su trabajo de sus compañeros, subalternos o superiores de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado como meses e incluso años.

Algunos indicadores de Acoso Laboral

1.- El Acosador no permite a la víctima comunicarse
2.- Se le interrumpe continuamente cuando habla.
3.- Los colegas le impiden expresarse.
4.- Los colegas le injurian.
5.- Es atacado verbalmente.
6.- Se produce criticas hacia su vida privada.
7.- Se le amenaza verbalmente o por escrito.
8.- Se ignora su presencia.

Acción de Acoso 1: Se Busca aislar socialmente a la Victima

1.- No se le habla o se hace al mínimo.
2.- Se le asigna un Puesto de Trabajo que le aisle de sus compañeros.
3.- Se le prohíbe a su compañeros hablar con él o ella.
4.- Se niega la Presencia física de la Víctima.

Acción de Acoso 2: Desacreditar a la Víctima

1.- Se calumnia a la víctima.
2.-Se hacen correr rumores orquestados por el acusador sobre la víctima.
3.- Se ridiculiza a la víctima.
4.- Se atribuye a la víctima ser una enferma mental.
5.- Se hace burla de su vida privada.
6.- Se le obliga a hacer un trabajo humillante.
7.- Se anota, registra, amonesta arbitrariamente en términos malintencionados.

Acción de Acoso 3: Reducir empleabilidad desacreditándola profesionalmente

1.-No se le asignan trabajos.
2.-Se le priva de cualquier ocupación
3.-Se le asignan tareas totalmente inútiles o absurdas.
4.- Se le asignan tareas muy inferior a su competencias laborales.
5.- Se le asigna sin cesar tareas nuevas.
6.- Se le hace ejecutar trabajos humillantes.
7.- Se le asignan tareas superiores a sus competencias laborales.

Acción de Acoso 4 : Ataque Físico y/o Psíquico.

1.- Se le obliga a hacer trabajos peligrosos o nocivos para la salud.
2.- Se le amenaza físicamente.
3.- Se agrede físicamente, pero sin gravedad.
4.- Se le ocasionan intencionalmente gastos con intensión de perjudicarla.
5.- Se sabotea su lugar de trabajo. Ejemplo: Su Computador.
6.- Se le acosa o agrede sexualmente.

Muchos rostros. Un objetivo

Perfil del Acosador

“Responde al de un Psicópata Organizacional, que emplea técnicas de ataque sutiles, manipula el entorno para conseguir aliados entre los colegas de trabajo o su silencio ante estos hechos de los que son testigos.  Profesor Iñaki Piñuel

Advertisements

Mobbing y bullying o la fascinación por el sufrimiento ajeno

¿Quién no ha tenido un compañero de colegio o de trabajo que le encanta hostigar a otros? ¿Quién no ha sido víctima, en un momento u otro, de este tipo de situaciones? Porque no se trata de ser líder, popular, adinerado o bien parecido. Se trata simplemente de tener la desgracia de caer en un grupo donde tales abusos son tolerados.
En el colegio se da que el más grande y fuerte, o la más linda e intrigosa, coge literalmente de “pato” a un débil, impopular, extrovertido, inocente, etc. para hacerlo objeto de sus burlas o maltratos.
Lo terrible de estas historias es que muchas veces se cree que “son cosas de muchachos” y que “pronto pasarán”.
En la primera de las situaciones cabe decir que si bien por parte de los acosadores puede verse como broma, no ocurre lo mismo de parte de él o la acosada. Porque si se le preguntara lo que piensa sobre “el buen sentido del humor de su o sus compañeros” seguramente diría que no le resultan gracioso, sino más bien angustioso, humillante y le provoca rabia e impotencia.
¿Y es que a quién puede darle gracia que día con día se le someta a ofensas sin razón? Y por esta misma causa es que tampoco puede creerse que este asunto “pronto va a pasar”, porque esas marcas y esas heridas estigmatizan y lastiman a cualquiera de por vida.
  Y lo más triste, por lo general los acosadores son personas que han sufrido este tipo de maltratos, las más de las veces en su propia casa y de sus mismos padres, y por ello se sienten con derecho para cobrársela no con quien se las deba, sino con quién puedan.

Terceros se les unen, claro está porque no tienen más remedio o porque es una forma de enfocar la agresión en otros, evitando de esta forma ser ellos mismos blanco de ataques.
La cobardía de maestros y compañeros juega por lo tanto un papel importante en estas historias. Muchas veces los primeros no desean meterse en problemas con los padres (muchas veces prepotentes y violentos) del alumno acosador, y los segundos temen que en caso de intervenir terminen siendo ellos los acosados.
Cuando se da en la oficina ya no es posible justificarlo diciendo que “es cosa de muchachos”, porque ya no es el caso, pero tampoco nadie le presta mayor atención. ¿Porqué? Porque mientras no le toque a uno experimentarlo en pellejo propio la indiferencia termina siendo la actitud más conveniente. Y el que lo sufre se queda solo, aguantándose para que no le acusen de “falta de capacidad para relacionarse con sus compañeros o de inteligencia emocional” (o experiencia en lamer fundillos, que en muchos casos es lo mismo).
Sin embargo ambas circunstancias resultan traumáticas y en otros países están siendo ya tipificadas como delitos (mobbing y bullying). Las consecuencias psicológicas y de stress que este tipo de circunstancias pueden provocar en una persona son tremendas, tomando en cuenta sobre todo que el acosado no tiene salida posible más que cambiarse de colegio (como si él fuera el de la conducta reprochable) o renunciar al trabajo.
Se trata de una violencia psicológica a la cual se ven sometidas muchas personas día con día, durante meses o a veces incluso años, sin que nadie le dé la verdadera relevancia al tema o sancione a los causantes.
No han sido pocos los casos que han terminado en tragedia, sino, basta leer sobre las matanzas en las escuelas de EEUU o el suicidio de un estudiante de un colegio bilingüe en El Salvador, que luego de meses de hostigamiento decidió pegarse un tiro dejando una carta donde explicaba los motivos y pedía expresamente que no se le permitiera la entrada a los compañeros que tan miserables le habían vuelto sus últimos años. Uno de estos abusadores, que sin embargo se presentaron al sepelio, luego de que el padre les negara el acceso al lugar, le manifestó que no les parecía gran cosa la muerte de su hijo.
Entonces, ¿cosa de muchachos, cosas pasajeras, cosas de inteligencia emocional, o simple y llana agresión encubierta tras el velo del buen sentido del humor? Ellos no paran, pero nosotros, los demás, podemos romper con la indiferencia y la tolerancia mal sana, no sea que mañana las víctimas seamos nosotros.

Pd.: Bajo el segundo dibujo dice: “¿Qué podrías hacer tú para que este tipo de abusos no te ocurrieran?” Y me parece tan injusto, porque esta pregunta implica que el acosado tiene cierta responsabilidad en lo que le ocurre, cuando no es así. Revictimizar a la víctima ha sido siempre una práctica para obviar los problemas. A nadie le gusta que lo traten de esta forma, pero es más fácil creer, o querer creer que “él se lo buscó”. La pregunta debería ser: “¿Cómo podrías defenderte de estos acosadores?” Y la respuesta, simplemente, no la sé.

Publicado por Vanessa Núñez Hand en Inquisiciones y otros fracasos

Doce alumnos de Diversificación Curricular de 4º de ESO del instituto de Xixona acaban de crear una fuente que reoxigena el agua y mejora su calidad hasta asimilarse a la de los arroyos de montaña.

Más información sobre esta noticia en: informacion.es, el periódico de la provincia de Alicante.

Alumnos/as de Diversificación Curricular de 4º de ESO del instituto de Xixona

Qué será de nosotros los malos alumnos

Autor: Álvaro Marchesi

Colección: Alianza Ensayo

15,5 x 23,1 cm.

264 Páginas

Rústica Hilo

I.S.B.N.: 978-84-206-4266-6

Código: 3492255

15,38 IVA no incluido
16,00 IVA incluido

Octubre 2004

Contenido


En este volumen, Álvaro Marchesi analiza el colectivo de alumnos con problemas escolares, las dificultades de sus profesores para educarles y el desconcierto de sus familias. ¿Por qué son como son? ¿Qué pueden hacer los profesores? ¿Qué pueden hacer las familias? Y esta reflexión se hace desde tres aspectos que, generalmente, se tratan por separado: los problemas de aprendizaje, los problemas de conducta y los problemas de motivación. Se ofrece la voz de expertos, profesores y alumnos que aportan sus propias experiencias, así como la de adultos que vivieron con dificultad sus años escolares. El objetivo del libro es ayudar a la reflexión intelectual y afectiva sobre este colectivo y proponer iniciativas que ayuden a los alumnos, a sus profesores y a sus familias a salir del atolladero en el que unos y otros nos hemos metido. Estos alumnos son malos alumnos sí, pero son nuestros malos alumnos, nuestros familiares y nuestros vecinos, y forman parte de nosotros. De ahí nuestra responsabilidad colectiva con ellos.

Alianza Editorial

Para tener una idea más amplia del contenido de este libro -de lectura imprescindible, a mi juicio-, os ofrezco -de entre otros muchos artículos interesantes que se pueden encontrar con cualquier buscador- el que se publicó en el año 2004 en Comunidad Escolar .

%d bloggers like this: